• Seleccionar página
    Paleta de Bellota 100% Ibérica
    4 a 5,5 Kg
    de Jamones

    230,66

    Salado con sal marina pura, secado en bodega natural y curado en secadero tradicional al sosiego de los vientos y temperaturas de una climatología partícipe en la calidad de esta pieza.

    Jamones seleccionados y elaborados desde la tradición histórica, con la experiencia de dos mil años, hasta el día de hoy.

    Procesos naturales y sin ningún tipo de aditivo añadido aseguran la máxima calidad de esta pieza ibérica, procedente de cerdos ibéricos que han sido criados y alimentados en la libertad de la dehesa ibérica y de sus recursos naturales, especialmente en la temporada de montanera, que ofrece su diversidad de bellotas que engordan al cerdo convirtiéndolo en una especie exclusiva.

    Comprar el mejor jamón ibérico de la historia es posible.

    Categoría:

    Descripción

    Dos mil años de tradición, y la historia se remonta en la antigua Tarraco, una de las principales capitales romanas en la Hispania. Así es como las primeras referencias del jamón, conocidas y documentadas, corresponden al Imperio Romano en el siglo II a.de C, quién fue un gran consumidor del jamón curado y quienes le dieron una forma comercial.

    Según aparece en el Edicto del emperador Diocleciano, los jamones de la Hispania eran exportados a Roma desde la capital Tarraco y en este documento se marcaban los precios comerciales. Muestra de esta historia, un jamón fosilizado fósil con dos mil años de antigüedad encontrado en Tarragona donde se ubicaba la antigua Tarraco.

    Incluso se observan referencias procedentes del imperio romano en el que hay claras menciones a la curación de los jamones de la Hispania, donde la abundancia y las cualidades de la materia prima. Con unas condiciones climáticas propensas, favorecieron el desarrollo de una cultura artesana al salado de las carnes, consiguiendo una fama que sobrepasó las fronteras de la península ibérica.

    La clásica receta para curarlos, siendo muy similar dos mil años después en los jamones más tradicionales, por Catón a “De Re Rusticae”:
    “Ponlos en sal, cuando hayan estado cinco días, cuélgalos dos días al viento… cuélgalos otros dos días al humo del hogar… y después a la despensa de la carne”. Incluso sugiere untar con aceite después de ahumarlos.

    Y así es como se inicia la historia de los mejores jamones, los tradicionales y más artesanos con toda una historia y trayectoria que nos ha llevado hasta la actualidad, manteniendo vivo este producto conocido como una de los mayores tesoros gastronómicos a nivel mundial.

    ¿Qué mantienen de la historia los Jamones Ibéricos en Origo Ibericus?

    Lo mejor de todo ello, desde sus orígenes. Su tradición y naturalidad. No solo en la elaboración de todos sus procesos, sinó desde el nacimiento del cerdo ibérico. Criados todos ellos en la Dehesa Ibérica, lugar especial y exclusivo en todo el mundo donde solo ahí pueden crecer y alimentarse los cerdos ibéricos, para dar lugar a las mejores carnes, sin posible alternativa en el mundo.

    Alimentados por los pastos naturales que ofrece la naturaleza característica, y engordados con las bellotas exclusivas de la dehesa, que durante el periodo de Montanera cae para que los cerdos ibéricos coman ese fruto que sin duda, marcará la diferencia en el futuro.

    Recorriendo todas las extensiones posibles, con total libertad, el cerdo Ibérico adquiere las condiciones físicas ideales para encontrarnos con unas carnes infiltradas con la grasa aceitosa, característica y exclusiva, determinada por las bellotas.

    Y se mantiene su tradición histórica en el momento de su elaboración, iniciado por un salado auténtico, con pura sal marina, que posteriormente dará lo mejor de sí mediante una curación totalmente natural, marcada por el sosiego de los vientos que recibe, y nada más, sin ningún tipo de aditivo ni conservante añadido.

    Piezas totalmente naturales procedentes de una calidad exclusiva y marcadas por la tradición, la experiencia y la selección de Dos Mil años de historia.

    Por ello, son piezas naturales desde su origen.

    Y por ello, hablamos del mejor jamón de la historia.

    Producto certificado por CALICER (Pl/0209/05)

    Ingredientes:
    Paleta de Bellota 100% ibérica y sal marina.

    Valores nutricionales por 100 gr:
    Valor energético – 1517kJ / 363 kcal
    Grasas – 24,5 gr
    Grasas saturadas – 7,6 gr
    Grasas monoinsaturadas – 15,2 gr
    Grasas polinsaturados – 1,7 gr
    Hidratos de carbono – 1,0 gr
    Azúcares – 0,0 gr
    Proteínas – 37,7 gr
    Sal – 4,28 gr

    Información adicional

    jamones tipo

    Shoulder

    jamones formato

    Whole piece with bone

    jamones calidad

    Acorn 100% Iberian

    Valoraciones

    No hay valoraciones aún.

    Sé el primero en valorar “Paleta de Bellota 100% Ibérica”
  • Boletín

  • Dónde estamos

    C/ Informática, Pol. Ind. La Drecera
    La Selva del Camp
    43470 Tarragona, España

  • Garantía Deligour

    Deligour garantiza que todos los jamones y paletillas ibéricas son seleccionadas una a una por profesionales y todas ellas han sido elaboradas de forma artesanal, sin aditivos ni conservantes añadidos, con sal marina y curados en secaderos naturales. Su calidad está asegurada.

    Si usted tiene alguna preferencia en el punto de curación, por favor indínquenlo en las observaciones del pedido.

    Comprar jamón ibérico en Deligour es garantía de calidad y seguridad. Deligour no trabaja con piezas Ibéricas de Cebo (brida blanca), procedentes todas ellas de cerdos ibéricos que han sido criados y alimentados de forma intensiva en granjas, sin pisar en ningún momento la dehesa y viviendo de esta forma en continuo estrés y alimentación artificial.

    Deligour asegura y garantiza que todos sus productos ibéricos proceden de cerdos ibéricos que desde su nacimiento, han sido controlados en todas sus etapas de vida para su máxima calidad, viviendo en la libertad de la Dehesa y alimentándose de forma natural.

    Deligour también garantiza y asegura que todas sus piezas son 100% naturales, han sido elaboradas y curadas de forma natural en secaderos tradicionales y sin ningún tipo de aditivo ni conservante añadido. Su salación ha sido con sal 100% marina.

    Solo Deligour puede asegurar que todos sus ibéricos son 100% naturales.