• Seleccionar página

    Si has llegado hasta aquí, ya podemos imaginarnos que eres un amante del buen jamón ibérico, pero ¿cuánto sabes sobre él? Hoy en Deligour venimos a explicarte algunas curiosidades sobre el jamón ibérico que no te dejarán indiferente y te convertirán en todo un experto de este delicioso manjar!

    1. Los cerdos NO comen solo bellotas

    Como ya te hemos contado en anteriores entradas, los jamones ibéricos de bellota, provienen de cerdos que han sido criados y alimentados en la dehesa, no en granjas como en el caso de los jamones ibéricos de cebo. Este tipo de ecosistema está compuesto por encinas y árboles distintos, con lo que su alimentación durante la montanera en la dehesa es principalmente de bellotas, pero también de otros frutos, hierbas y productos naturalmente ahí presentes. 

    2. Por qué se cuelgan los jamones

    Tanto si entras en una tienda como si entras en un bar o restaurante que tenga jamones, verás que están colgados junto a otros embutidos. Esto viene históricamente de los siglos XVI y XVII donde los pequeños productores los colgaban en las entradas sus locales para demostrar su cristiandad y evitar ser confundidos con musulmanes. No obstante, estos productores de jamón se dieron cuenta con el tiempo que, los jamones que en lugar de estar colgados han estado en reposo encima de alguna superficie durante su proceso de curación y maduración, no daban resultados tan buenos. Al estar colgados, los jamones tienen buena ventilación y así ayudan a eliminar la humedad.

    3. De dónde viene la “tapa” de jamón ibérico

    En nuestro país, “irse de tapas” es algo que forma parte de nuestra cultura y gastronomía desde hace mucho tiempo. ¿Pero de dónde viene ese concepto? Se cree que su origen etimológico reside en la Edad Media, durante el reinado de Alfonso X. La recomendación de su médico fue tomar vino acompañado de pequeñas raciones de comida para “tapar” los efectos del alcohol. Ese acompañamiento del vino se empezó a hacer popular entre el pueblo y se empezó a servir en las tabernas para su mismo efecto.

    Estos sucesos se suman a otro en que, Fernando VII, pidió que taparan su copa de vino con una loncha de jamón para evitar que el viento llenara su copa de arena de las playas de Cádiz. Y así nació lo que conocemos hoy en día como una “tapa” de jamón ibérico.

    4. ¿Por qué pata negra?

    Otra de las curiosidades sobre el jamón ibérico es que, los jamones de bellota de raza 100% ibérica son también comúnmente conocidos como jamones de “pata negra”. El por qué de este nombre es sencillo: los cerdos ibéricos que producen este tipo de jamones, tienen sus piernas y pezuñas de un color negro o muy oscuro. Esto no es siempre así, por lo que no deberíamos dejarnos engañar y debemos comprobar siempre su etiqueta y la composición de ese jamón. No te fijes solo en su color!

    5. ¿Los puntitos blancos del jamón significa que está malo?

    Es posible que alguna vez hayas visto unos puntitos blancos en la pata de jamón que has comprado. Todo lo que escapa a nuestro conocimiento, nos suele asustar y solemos pensar que se trata de algo malo. En este caso te decimos que es todo lo contrario! Esos puntitos son una señal de que el jamón que tienes en casa ha pasado un proceso de maduración de calidad. Si quieres saber más sobre estos puntitos, haz click aquí para ver la entrada de blog donde te explicamos qué son. 

  • Dónde estamos

    C/ Informática, Pol. Ind. La Drecera
    La Selva del Camp
    43470 Tarragona, España

  • Garantía Deligour

    Deligour garantiza que todos los jamones y paletillas ibéricas son seleccionadas una a una por profesionales y todas ellas han sido elaboradas de forma artesanal, sin aditivos ni conservantes añadidos, con sal marina y curados en secaderos naturales. Su calidad está asegurada.

    Si usted tiene alguna preferencia en el punto de curación, por favor indínquenlo en las observaciones del pedido.

    Comprar jamón ibérico en Deligour es garantía de calidad y seguridad. Deligour no trabaja con piezas Ibéricas de Cebo (brida blanca), procedentes todas ellas de cerdos ibéricos que han sido criados y alimentados de forma intensiva en granjas, sin pisar en ningún momento la dehesa y viviendo de esta forma en continuo estrés y alimentación artificial.

    Deligour asegura y garantiza que todos sus productos ibéricos proceden de cerdos ibéricos que desde su nacimiento, han sido controlados en todas sus etapas de vida para su máxima calidad, viviendo en la libertad de la Dehesa y alimentándose de forma natural.

    Deligour también garantiza y asegura que todas sus piezas son 100% naturales, han sido elaboradas y curadas de forma natural en secaderos tradicionales y sin ningún tipo de aditivo ni conservante añadido. Su salación ha sido con sal 100% marina.

    Solo Deligour puede asegurar que todos sus ibéricos son 100% naturales.